WÄSTBERG

Un ojo ve... el otro siente

Crecí en Suecia con luz e iluminación. Mi padre dirigía una compañía de iluminación, y aunque inicialmente estaba decidido a no seguir sus pasos, no pasó mucho tiempo antes de que me encontrara trabajando con él. Durante nuestros años juntos, nuestros viajes nos llevaron a todo tipo de entornos de iluminación. Incluso cuando cumplían con todos los reglamentos y estándares, me llamó la atención el hecho de que casi todos se sentían duros, inoportunos o simplemente incómodos. Llegué a entender que la buena luz no puede confiar solo en cualidades medibles. Hay otras cualidades inconmensurables que son igualmente esenciales. Cualidades que hablan de nuestra naturaleza humana, de nuestras emociones y necesidades. Fue alrededor de este tiempo que me encontré con una cita de Paul Klee, que resonó conmigo, expresando mis propios pensamientos con sencillez y elegancia. Estas palabras llegaron a ser fundamentales para mi propia filosofía de iluminación: "Un ojo ve, el otro siente". Así, en 2008, empecé mi propia compañía de iluminación – Wästberg – y partí en mi misión de crear bienestar a través de la buena luz. – Magnus Wästberg, fundador y CEO

CERRAR

MARCAS

Add to cart